Al barco!

Al barco!

Esta semana, un hecho dramático como es la muerte de centenares de inmigrantes en las costas italianas ha vuelto a despertar conciencias que, cuando el tiempo pasa, se vuelven a silenciar. Conocemos desde hace mucho que desde Europa no sólo se mira hacia otro lado, sino que también se ha recortado dinero en partidas, y los pocos recursos que se destinan son casi en exclusiva a control y nada más.

Llevo mucho tiempo planteándome cómo una sociedad adormecida puede afrontar tanto cambio, y sobre todo, con qué vigor lo podemos afrontar. ¿Cómo cambiamos la situación si todos conocemos que muchas personas renuncian a tomar medicamentos, puesto que sólo tienen recursos para comer,  y deben priorizar entre patologías que no duelen, como la hipertensión o el colesterol, o que su familia coma?

¿Qué muestra de reacción y respuesta damos cuando asistimos a la vergüenza de desahucios a diario, que en algunos casos ya son multi-desahuciados?

¿Qué valores priman en nuestro proyecto vital, cuando ya no nos hierve la sangre al oír que se cierran aulas en centros públicos, disminuyen líneas y se hacinan alumnos/as, aumentando las ratios?

¿Qué calor y solidaridad  como sociedad demostramos, cuando consentimos que familias con menores pasen inviernos sin encender la calefacción y los recursos básicos los conviertan en lujos, mientras nos hablan de primas de riesgos, deuda nacional o equilibrio presupuestario?

Yo no quiero vivir pensando que nuestra respuesta es más contundente para salvar equipos de fútbol que vidas o proyectos de vida; que nuestro patrón es el individual y que el ‘sálvese quien pueda’ impera en el pensamiento individual y acalla al colectivo.

Me dijo un amigo hace poco: “Andrés, se está metiendo en política gente que jamás ha estado” y añadió: “¿no será que, fuera de la política se vive peor?”

Evidentemente no lo comparto, pero mal vamos si figurantes de partidos minoritarios, históricos, o yo mismo, pensamos en la política para vivir mejor y no para cambiar lo que he descrito antes y mucho más; como para volver a transformar la sociedad y la voluntad colectiva, para hablar de crecimiento, pero no sólo económico, sino ético, moral y fundado en valores.

La política es algo temporal, pero en el tiempo que uno pasa con responsabilidades hay que transformar vidas y no cuentas bancarias, y para cambiar esto no hace falta hablar del barco, sino subirse al barco.

Share the Post

Comments

No comment yet.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

17 + Diez =

Al barco!

Un estudio cartográfico ha determinado que la ciudad se encuentra en el epicentro de la Comunitat, favoreciendo la atracción turística y potenciando la economía local Tras realizar un estudio cartográfico de las comunidades autónomas del territorio español, se ha determinado que la ciudad de Torrent es el centro geográfico de la Comunitat Valenciana. El alcalde Jesús Ros ha anunciado esta positiva noticia en el tradicional encuentro con los medios de comunicación, puesto que se trata de una singularidad que “es propia y exclusiva de nuestro municipio” y que nos ofrece un gran potencial, “tanto en el ámbito empresarial como turístico, otorgando un reforzamiento de la imagen de marca para la ciudad”, ha destacado el alcalde. El estudio, realizado por el Ingeniero de Caminos, Gonzalo Gómez Mataix,  muestra a Torrent como el epicentro con una coordenada X UTM de 710.405 y una coordenada Y UTM 4.363.709. La publicación ha sido presentada al Instituto de Cartografía y, efectivamente, se ha confirmado que el epicentro de la Comunitat se encuentra situado dentro del término de Torrent, más exactamente en la zona situada por el Mas dels Xils; un espacio residencial y campestre perteneciente a la capital de l’Horta Sud. Por ello, próximamente se va a realizar un estudio para determinar el punto exacto, y comprobar si se trata de una zona pública o privada, para así, poder crear un espacio único en este emplazamiento, donde incluso pueda construirse un monumento conmemorativo que funcione como atractivo turístico y refuerce este tipo de oferta. De esta manera, Torrent “se convertirá en un hito, actuando como foco de atracción turística, bajo el amparo de la potente imagen de marca que dicha condición geográfica otorga al municipio”, a través de, por ejemplo, la creación de diferentes campañas publicitarias que contribuyan a crear una buena repercusión en la ciudad, y este beneficio recaerá directamente en los torrentinos y torrentinas. Pero también se contribuirá en las actividades económicas: comercio e industria, ya que se abre un gran abanico de “excelentes condiciones para el desarrollo de iniciativas públicas encaminadas a potenciar la economía local”, ha explicado Ros. Esto sería positivo, no sólo para el comercio local, sino para la implantación de un parque empresarial o tecnológico en este enclave, puesto que el área está próxima al casco urbano de Torrent o a la ciudad de Valencia, lo que hace muy atractiva esta localización.