Al barco!

Al barco!

Esta semana, un hecho dramático como es la muerte de centenares de inmigrantes en las costas italianas ha vuelto a despertar conciencias que, cuando el tiempo pasa, se vuelven a silenciar. Conocemos desde hace mucho que desde Europa no sólo se mira hacia otro lado, sino que también se ha recortado dinero en partidas, y los pocos recursos que se destinan son casi en exclusiva a control y nada más.

Llevo mucho tiempo planteándome cómo una sociedad adormecida puede afrontar tanto cambio, y sobre todo, con qué vigor lo podemos afrontar. ¿Cómo cambiamos la situación si todos conocemos que muchas personas renuncian a tomar medicamentos, puesto que sólo tienen recursos para comer,  y deben priorizar entre patologías que no duelen, como la hipertensión o el colesterol, o que su familia coma?

¿Qué muestra de reacción y respuesta damos cuando asistimos a la vergüenza de desahucios a diario, que en algunos casos ya son multi-desahuciados?

¿Qué valores priman en nuestro proyecto vital, cuando ya no nos hierve la sangre al oír que se cierran aulas en centros públicos, disminuyen líneas y se hacinan alumnos/as, aumentando las ratios?

¿Qué calor y solidaridad  como sociedad demostramos, cuando consentimos que familias con menores pasen inviernos sin encender la calefacción y los recursos básicos los conviertan en lujos, mientras nos hablan de primas de riesgos, deuda nacional o equilibrio presupuestario?

Yo no quiero vivir pensando que nuestra respuesta es más contundente para salvar equipos de fútbol que vidas o proyectos de vida; que nuestro patrón es el individual y que el ‘sálvese quien pueda’ impera en el pensamiento individual y acalla al colectivo.

Me dijo un amigo hace poco: “Andrés, se está metiendo en política gente que jamás ha estado” y añadió: “¿no será que, fuera de la política se vive peor?”

Evidentemente no lo comparto, pero mal vamos si figurantes de partidos minoritarios, históricos, o yo mismo, pensamos en la política para vivir mejor y no para cambiar lo que he descrito antes y mucho más; como para volver a transformar la sociedad y la voluntad colectiva, para hablar de crecimiento, pero no sólo económico, sino ético, moral y fundado en valores.

La política es algo temporal, pero en el tiempo que uno pasa con responsabilidades hay que transformar vidas y no cuentas bancarias, y para cambiar esto no hace falta hablar del barco, sino subirse al barco.

Share the Post

Comments

No comment yet.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

12 + 16 =

Al barco!

El Ayuntamiento de Torrent, siguiendo con su compromiso para fomentar y ofrecer el empleo entre los jóvenes, ha presentado la propuesta para participar en los programas EMCUJU Y EMPUJU, convocados por el SERVEF. Las dos iniciativas están dirigidas a jóvenes de hasta 30 años, pero con la diferencia de que la primera está dirigida a aquellos que cuentan con una cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo; y la segunda a jóvenes desempleados en general. Con ambos proyectos se contratará a 11 jóvenes torrentinos en situación de desempleo durante un periodo de 12 meses. Estos dos programas están cofinanciados por el Fondo Social Europeo y la Iniciativa de Empleo Juvenil a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil para el período 2014-2020. Las titulaciones ofertadas son: dos puestos para grado en Trabajo Social, dos para Grado ADE o Economía o Finanzas y Contabilidad, dos para C.F.G.M. Gestión Administrativa; uno para C.F.G.S. Administración y Finanzas, Marketing y Publicidad o Gestión de Ventas y Espacios Comerciales; uno para el Grado en Ingeniería Civil o Ingeniería en Obras Públicas; y por último una persona con el Grado en Información y Documentación. Igualmente se ofrecen tres puestos de peón de pintor para trabajar en el mantenimiento de mobiliario urbano e instalaciones municipales.  El presupuesto total de los dos programas es de 269.150,45 €, de los cuales el ayuntamiento aporta 91.823,45 €. El resto está subvencionado por el SERVEF. El concejal de Gestión de Recursos, Andrés Campos, ha destacado la importancia de estos dos proyectos “puesto que se trata de una apuesta por ayudar a los jóvenes de nuestra ciudad, un sector que se ha visto muy afectado por el problema del paro y al cual le es difícil iniciarse en el mundo laboral”.   Mayores de 55 años El consistorio también va a ofrecer empleo a los parados mayores de 55 años a través de Plan de Empleo de la Diputación de Valencia y que cuenta con 148.420 € de presupuesto. Con esta iniciativa se crearán 20 contrataciones de oficiales y peones en albañería, pintura y jardinería, con un contrato de tres meses, y que se realizarán a lo largo de los meses de junio y julio. Entre los programas dirigidas a los jóvenes y a los mayores de 55 años, se contratarán un total de 31 personas desempleadas. Esto se suma a las medidas realizadas durante el año pasado con las que se consiguió que más de 380 personas pudieran disfrutar de un puesto de trabajo. Unas cifras muy positivas que “superan las expectativas y muestran el cumplimiento del equipo de gobierno en nuestro compromiso con la creación de puestos de trabajo”, ha señalado el alcalde Jesús Ros. De igual manera, Ros ha señalado que al finalizar la legislatura “conseguiremos ofrecer empleo a más de 700 personas”.