Juego de Tronos

Juego de Tronos

La política es como un juego de tronos. La gente, cada día más, entiende que la política es un equilibrio de familias disputando y anhelando acumular poder y olvidándose del servicio a la ciudadanía.

Haciendo un símil con la popular obra de George R.R. Martín, las traiciones y luchas de poder por ocupar el trono de hierro, dan pie a un sin fin de luchas abiertas entre diferentes señoríos. Luchas que como siempre, libran y padecen los plebeyos (el pueblo), que ven como la codicia y ambición de unos pocos les somete a las más terribles guerras y épocas de hambruna, sin miramientos y sin ser importantes para nadie.

La obra es una ficción, pero describe perfectamente como las guerras entre poderosos no sirven para más intereses que el de unos pocos, y consiguen abrir tantas fisuras entre pueblos hermanos que cuando tienen que combatir una amenaza común, como son “los Caballeros Blancos”, están diezmados y muy divididos para llegar al éxito.

El fin justifica los medios, y amparándose en ese axioma todo vale para acumular poder y dinero. Salvando la enorme distancia del tiempo y de la ficción que narra George R.R.Martín en Games of Thrones, la ciudadanía actual empieza a percibir en la política y en los políticos que el fin no son los ciudadanos/as, y que sus guerras internas por acumular poder, más allá de las promesas de cambio y regeneración, son para conseguir tronos que consoliden ambiciones personales y no anhelos colectivos.

Algo va mal cuando un mensaje simplista, pero cargado de argumentos, conecta con mucha gente en poco tiempo, como es el de la casta política. Algo va mal cuando los ciudadanos ven en la política un problema y no la solución.  Algo va mal cuando la corrupción, venga de donde venga, es noticia diaria. Algo va mal cuando los ciudadanos -ya sin estar sujetos a ningún señorío feudal- siguen percibiendo que el fin es la ambición personal de los poderosos/as, y no como dice mi amigo Alfred: “cada ciudadano es un fin en sí mismo”. Algo va mal cuando no se entiende que la legitimidad de las decisiones es  mayor cuando más participación tienen los ciudadanos/as, que la política es un pacto diario con las personas y no un cartel fulgurante cada 4 años, que la acumulación de los cargos es un despropósito y que los cargos electos deben ser temporales y no eternos.

Algo va mal, y tengo claro que tenemos que cambiarlo todos juntos, da igual que seas un Stark, un Lannister o un Baratheon (apellidos de las familias en la obra Juego de tronos), el caso es que, para defender el muro de los caballeros blancos, es decir, para defender los intereses comunes y que cada ciudadano sea un fin en sí mismo y para recuperar el poder público, solo cuenta una cosa, tú.

septiembre 3, 2014 / Tags: , , ,

Share the Post

Comments

No comment yet.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × 4 =

Juego de Tronos

Un estudio cartográfico ha determinado que la ciudad se encuentra en el epicentro de la Comunitat, favoreciendo la atracción turística y potenciando la economía local Tras realizar un estudio cartográfico de las comunidades autónomas del territorio español, se ha determinado que la ciudad de Torrent es el centro geográfico de la Comunitat Valenciana. El alcalde Jesús Ros ha anunciado esta positiva noticia en el tradicional encuentro con los medios de comunicación, puesto que se trata de una singularidad que “es propia y exclusiva de nuestro municipio” y que nos ofrece un gran potencial, “tanto en el ámbito empresarial como turístico, otorgando un reforzamiento de la imagen de marca para la ciudad”, ha destacado el alcalde. El estudio, realizado por el Ingeniero de Caminos, Gonzalo Gómez Mataix,  muestra a Torrent como el epicentro con una coordenada X UTM de 710.405 y una coordenada Y UTM 4.363.709. La publicación ha sido presentada al Instituto de Cartografía y, efectivamente, se ha confirmado que el epicentro de la Comunitat se encuentra situado dentro del término de Torrent, más exactamente en la zona situada por el Mas dels Xils; un espacio residencial y campestre perteneciente a la capital de l’Horta Sud. Por ello, próximamente se va a realizar un estudio para determinar el punto exacto, y comprobar si se trata de una zona pública o privada, para así, poder crear un espacio único en este emplazamiento, donde incluso pueda construirse un monumento conmemorativo que funcione como atractivo turístico y refuerce este tipo de oferta. De esta manera, Torrent “se convertirá en un hito, actuando como foco de atracción turística, bajo el amparo de la potente imagen de marca que dicha condición geográfica otorga al municipio”, a través de, por ejemplo, la creación de diferentes campañas publicitarias que contribuyan a crear una buena repercusión en la ciudad, y este beneficio recaerá directamente en los torrentinos y torrentinas. Pero también se contribuirá en las actividades económicas: comercio e industria, ya que se abre un gran abanico de “excelentes condiciones para el desarrollo de iniciativas públicas encaminadas a potenciar la economía local”, ha explicado Ros. Esto sería positivo, no sólo para el comercio local, sino para la implantación de un parque empresarial o tecnológico en este enclave, puesto que el área está próxima al casco urbano de Torrent o a la ciudad de Valencia, lo que hace muy atractiva esta localización.