Reflexiones y prioridades

Reflexiones y prioridades

Estamos en buena época para la reflexión, a punto de comenzar la Semana Santa e inmersos en plena Cuaresma. (Aprovecho para desear una gran Semana Santa a todas las Hermandades torrentinas).

Tengo un compañero de partido que, pese a no ser creyente, basa muchas de sus reflexiones en pasajes bíblicos o personajes muy devotos. Hoy ante la cercanía de fechas tan señaladas, me gustaría compartir una de sus reflexiones con todos y todas.

A mi compañero le gusta contar en muchas ocasiones la historia de San Roque y sobretodo cómo decidió vivir. San Roque era hijo de un gobernador civil que nació a mediados de 1300 en Montpellier (Francia). Su familia era muy pudiente y muy devota, y con estas premisas se crió. A sus 20 años quedó huérfano por lo cual heredó todos los bienes de la familia; éste no dudó en venderlos todos y peregrinar a Roma coincidiendo en la época de la peste negra, que acabó con una tercera parte de la población Europea.

San Roque, que tenia conocimientos en medicina, no titubeó en emplear su vida y todos sus recursos económicos en atender a las y los enfermos de peste durante su peregrinar por la provincia de la Toscana. Cuentan que sanó a muchos y a muchas durante su camino, que también ayudó a morir o incluso que cavaba fosas para dar sepultura, dado que nadie por miedo se atrevía a hacerlo.

No obstante tuvo la mala suerte de caer contagiado cuando llegó a Piacenza, y entonces decidió retirarse al bosque para acabar su vida en una cueva y así no contagiar a nadie. Cuentan que entonces se obró el milagro y que un perrito cada día lo alimentaba con pan y lamía sus heridas. Este perro era la mascota de Gotardo Pallastrelli, hombre acomodado, que al ver cada día al perro llevar pan a una cueva encontró a San Roque y decidió darle cobijo y atenderlo en su casa, donde sanó definitivamente de su enfermedad y pudo acabar su peregrinar.

Pensaréis que dónde está la reflexión, y es ahora cuando yo me pregunto y os pregunto: si San Roque viviera en nuestro tiempo, alguien que destinó toda su riqueza para atender enfermos y enfermas a mediados del SXIV, ¿no se habría manifestado hoy también contra los recortes en Sanidad?, ¿no hubiera reivindicado, como valores cristianos, la atención universal a los enfermos sin limitar ésta por el origen o el nacimiento?, ¿no se hubiera opuesto –radicalmente- a que los recortes supongan un descenso de la investigación que salva vidas y mejora la calidad de vida?, ¿no hubiera gritado contra la desatención de enfermos de Hepatitis C?, ¿no hubiera clamado contra los gobiernos que imponen copagos a discapacitados o limitan la posibilidad de atención a los que menos tienen?. Si la vida de San Roque es para los cristianos una muestra de fe y por supuesto, el reconocimiento de los valores que defiende el cristianismo, ¿no deberíamos reflexionar todos y todas en estas fechas acerca de las prioridades de nuestros gobiernos?

Creo en definitiva, que la vida de San Roque, como la de muchas y muchos anónimos, refleja que los valores, las ideas y las personas son la prioridad y en esa defensa de la igualdad, de la justicia y de las personas debemos centrar la reflexión, y con estas preferencias estoy convencido que no creyentes y  creyentes encontraremos múltiples puntos de encuentro mas justos y más humanos.

marzo 31, 2015 / Tags: ,

Share the Post

Comments

No comment yet.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Trece − 3 =

Reflexiones y prioridades

Dice Mark Zuckerberg que 'Hecho es mejor que perfecto', y tiene toda la razón. Son las acciones las que marcan la diferencia, y el éxito depende del trabajo y de su realización. Con esa disciplina hemos actuado desde el área económica y, lejos de conformarnos y de caer en la autocomplacencia, así vamos a seguir hasta pasar el examen de la ciudadanía en el 2019. Pero permitidme que presuma de algún logro colectivo que habla de la buena salud económica de nuestra ciudad. En poco más de 28 meses hemos conseguido reducir la deuda municipal en más de 42 puntos, pasando de casi el 110% a poco más del 67%, así por primera vez desde hace más de una década Torrent recupera autonomía y no necesita autorización del Ministerio para operaciones de crédito. Hemos conseguido cumplir todos los parámetros exigidos de sostenibilidad financiera y pagar sin tensión a los proveedores en menos de 30 días de medía. Como dijimos al empezar a gobernar en el 2015, ningún impuesto municipal ha subido (salvo uno que afecta a los cajeros automáticos de los bancos), y nuestro equilibrio económico no depende de una mayor presión tributaria, sino de ser exigentes y eficientes. Hemos ahorrado casi 800.000 euros anuales con el cambio en el alumbrado público, hemos monitorizado para un mayor control el mayor contrato en volumen de facturación del ayuntamiento "Aseo Urbano", y las nuevas adjudicaciones también  han supuesto en su mayoría ahorros o mejores servicios. Se ha conseguido financiación para inversiones, 3 millones de euros que la Diputació de València nos inyectó en 2016 y más de 11 millones que obtenemos de Europa,  que tendrán su cenit en el 2018 para proyectos tan importantes como la reurbanización de Camí Reial o la implementación de proyectos Smart City. Todo esto aumentando la transparencia y la participación  y exigiéndonos responder a petición de la ciudadanía de hacer cooparticipes de las decisiones a nuestros vecinos/as cada día y no cada 4 años. Por eso hemos creado órganos de decisión ciudadana para seleccionar los proyectos que se financian vía Europa o incluso la comisión antifraude que vela por la transparencia de los procesos de contratación. Siguiendo con el compromiso de responsabilidad, por primera vez en más de 10 años, se presenta un borrador de presupuestos en Noviembre con margen de sobra para su estudio  (Jamás el PP los presentó en esta fecha). Un presupuesto que aumenta el gasto en todas las políticas sociales que son una prioridad para los socialistas. Empleo, Educación, Servicios Sociales, Seguridad ciudadana, Deportes, Subvenciones etc. Además se generan nuevos proyectos para ayudar a las familias, 420.000 euros para escolarización de 0 a 3 años, 120.000€ en becas transportes para jóvenes, 70.000€ para ayudas en accesibilidad  de edificios antiguos y 150.000 para la tarjeta monedero, que permitirá atención a usuarios de servicios sociales que podrán ganar autonomía y adquirir alimentos comprando sin estigmatización en nuestroS comercios En definitiva, hechos y trabajo que se traducen en una solidez económica que nos permite afrontar el futuro con más posibilidades y mejorar los servicios pensando en las personas. Por eso el centro de nuestro objetivo y el núcleo de las más de 58 millones que planteamos para el 2018 no es otro que responder a las necesidades de toda la ciudadanía de Torrent; una ciudad con tantas realidades diferentes como ciudadanos pero con una misma alma y con la misma ambición "mejorar nuestra realidad individual y colectiva".