Reflexiones y prioridades

Reflexiones y prioridades

Estamos en buena época para la reflexión, a punto de comenzar la Semana Santa e inmersos en plena Cuaresma. (Aprovecho para desear una gran Semana Santa a todas las Hermandades torrentinas).

Tengo un compañero de partido que, pese a no ser creyente, basa muchas de sus reflexiones en pasajes bíblicos o personajes muy devotos. Hoy ante la cercanía de fechas tan señaladas, me gustaría compartir una de sus reflexiones con todos y todas.

A mi compañero le gusta contar en muchas ocasiones la historia de San Roque y sobretodo cómo decidió vivir. San Roque era hijo de un gobernador civil que nació a mediados de 1300 en Montpellier (Francia). Su familia era muy pudiente y muy devota, y con estas premisas se crió. A sus 20 años quedó huérfano por lo cual heredó todos los bienes de la familia; éste no dudó en venderlos todos y peregrinar a Roma coincidiendo en la época de la peste negra, que acabó con una tercera parte de la población Europea.

San Roque, que tenia conocimientos en medicina, no titubeó en emplear su vida y todos sus recursos económicos en atender a las y los enfermos de peste durante su peregrinar por la provincia de la Toscana. Cuentan que sanó a muchos y a muchas durante su camino, que también ayudó a morir o incluso que cavaba fosas para dar sepultura, dado que nadie por miedo se atrevía a hacerlo.

No obstante tuvo la mala suerte de caer contagiado cuando llegó a Piacenza, y entonces decidió retirarse al bosque para acabar su vida en una cueva y así no contagiar a nadie. Cuentan que entonces se obró el milagro y que un perrito cada día lo alimentaba con pan y lamía sus heridas. Este perro era la mascota de Gotardo Pallastrelli, hombre acomodado, que al ver cada día al perro llevar pan a una cueva encontró a San Roque y decidió darle cobijo y atenderlo en su casa, donde sanó definitivamente de su enfermedad y pudo acabar su peregrinar.

Pensaréis que dónde está la reflexión, y es ahora cuando yo me pregunto y os pregunto: si San Roque viviera en nuestro tiempo, alguien que destinó toda su riqueza para atender enfermos y enfermas a mediados del SXIV, ¿no se habría manifestado hoy también contra los recortes en Sanidad?, ¿no hubiera reivindicado, como valores cristianos, la atención universal a los enfermos sin limitar ésta por el origen o el nacimiento?, ¿no se hubiera opuesto –radicalmente- a que los recortes supongan un descenso de la investigación que salva vidas y mejora la calidad de vida?, ¿no hubiera gritado contra la desatención de enfermos de Hepatitis C?, ¿no hubiera clamado contra los gobiernos que imponen copagos a discapacitados o limitan la posibilidad de atención a los que menos tienen?. Si la vida de San Roque es para los cristianos una muestra de fe y por supuesto, el reconocimiento de los valores que defiende el cristianismo, ¿no deberíamos reflexionar todos y todas en estas fechas acerca de las prioridades de nuestros gobiernos?

Creo en definitiva, que la vida de San Roque, como la de muchas y muchos anónimos, refleja que los valores, las ideas y las personas son la prioridad y en esa defensa de la igualdad, de la justicia y de las personas debemos centrar la reflexión, y con estas preferencias estoy convencido que no creyentes y  creyentes encontraremos múltiples puntos de encuentro mas justos y más humanos.

marzo 31, 2015 / Tags: ,

Share the Post

Comments

No comment yet.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 + 13 =

Reflexiones y prioridades

No es sorprendente el hartazgo de la gente con la política; casos de corrupción, excargos públicos en prisión o a punto de entrar,... Circulan ya  -a modo de burla- memes que indican que las antiguas mayorías absolutas de les Corts se está trasladando a Picassent, algo que aunque el ingenio típico convierte en humor no deja de sonrojar a la gran mayoría de valencianos y valencianas. Pero con este triste panorama no podemos consentir que aquellos y aquellas que confiaron en el cambio se desilusionen. Que cuando nos dieron el mandato de acordar, de coincidir y de gobernar nos pidieron honestidad y responsabilidad, por eso nadie podría entender que viejas formas de política o de oposición se antepongan o que primen las estrategias de partidos o electorales al interés general. La política con mayúscula se hace desde el pacto, desde el acuerdo y desde la búsqueda constante de puntos de encuentro que den soluciones a las personas. En Torrent tenemos grandes retos por delante y en breve una nueva oportunidad de seguir demostrando que los grupos que iniciaron un camino de cambio no piensan en bloqueos sino en avanzar. Estoy convencido que este año, que apenas cuenta con 45 días, consolidará si entre todos sumamos mejoras en muchos ámbitos. Contar con un presupuesto que suponga esa palanca de cambio y que la estrategia de desarrollo urbano sostenible comience a ejecutarse, ya que animar la economía local está en manos de los responsables políticos. Los duros tiempos pasados por ciudadanos y ciudadanas no permiten que proyectos se atrasen o que viejas fórmulas de hacer política entorpezcan el avance de una ciudad o responder a la realidad de nuestros vecinos. Desde el gobierno municipal ya estamos trabajando en esto, en seguir consolidando con la mano tendida al resto de grupos la recuperación local. Estamos trabajando para que la inversión de 11millones de Euros -cofinanciados por Europa- cambie y modernice en buena parte nuestro entorno y nuestros barrios, profundizando en ejes transversales como la reducción de emisiones, la movilidad urbana sostenible, caminar hacia una ciudad inteligente... Nadie nos perdonará que en lugar de hablar de proyectos hablemos de bloqueos, que en lugar de mirar por la realidad de la gente vivamos mirando la endrogaría de los partidos o que para justificar la voz de nuestros órganos internos no oigamos las consecuencias de nuestras acciones y las quejas de nuestros vecinos y vecinas. El camino es el acuerdo y el encuentro, pero esto se consigue teniendo claro que el fin son las personas y sus intereses presentes y futuros, si esto lo conseguimos no habrá excusas para que los que más deben callar vuelvan a hablar.